sábado, 22 de mayo de 2010

Érase una vez el prójimo.

Publicamos este artículo de Gorka Andraka.

Duro, directo, reivindicativo, polémico... pero nos ayuda a pensar y a humanizarnos.

"Leer más"Vittorio Arrigoni, activista por los derechos humanos, llegó a Gaza en agosto de 2008 y allí sigue, resiste, todavía. Durante la Operación Plomo Fundido, la ofensiva israelí que en 22 días eliminó a 1.400 palestinos, la gran mayoría civiles, su blog se convirtió en el más visitado de Italia. Sus estremecedoras crónicas aparecen ahora en castellano recogidas en un libro imprescindible: “Seguimos siendo humanos”. La frase, la máxima, con que Arrigoni finaliza todos sus relatos. “Restiamo umani”, un salvoconducto contra la barbarie.

“En Gaza sólo los muertos han visto el fin de la guerra. Para los vivos no hay tregua posible en la batalla cotidiana por la supervivencia”, cuenta Arrigoni. Y pienso en Bilbao, en esa amiga que hace un par de días tropezó en un socavón y cayó de bruces al suelo sin que nadie, y había mucha gente, se acercará a preguntarle qué tal estaba o si necesitaba algo. O pienso en Madrid, en ese anciano que me topé el domingo en el Metro. “Tengan ustedes muy buenos días”, dijo y, tras pedir disculpas por las molestias, arrancó a cantar, a pelo, sin música. “Érase una vez un lobito bueno al que maltrataban todos los corderos. Y había también un príncipe malo, una bruja hermosa y un pirata honrado. Todas esas cosas había una vez cuando yo soñaba un mundo al revés”. No cosechó ni un “gracias” de cortesía, ni una mirada cómplice, ni tan siquiera una triste moneda.

¿Seguimos siendo humanos? La duda ofende. Por supuesto que sí. Somos humanos aunque lo hemos olvidado. Y quizás para siempre.

1 comentarios:

Edit Liliana Ciotti dijo...

Dejaremos de ser humanos el día que nuestro espíritu no se conmueva por lo que le pasa al hermano que tenemos en frente.
Ese es nuestro síntoma de humanidad.
Si sentimos dolor, compasión,angustia, temor, alegría, amor por el otro; si nos nace la caridad desde lo más profundo del alma, si necesitamos dar un abrazo, si nos saltan las lágrimas...
Si vemos que el que está enfrente necesita de una mano para caminar, si tiene hambre o frío, si está confundido o se siente morir....
y corremos a socorrerlo ESTAMOS HACIENDO HONRANDO NUESTRA ESENCIA.
No perdamos la capacidad de sentir al otro en nuestro espíritu.
Gracias por tu post, es un llamado a la conciencia que se torna imprescindible en estos tiempos.
Un abrazo hermano.

Entradas populares

Campaña Internacional para nombrar el 16 de Abril como: Día Internacional contra la Esclavitud Infantil. Entra en la página web y coloca esta imagen en vuestro Blog.