martes, 2 de septiembre de 2008

ESCUCHANDO

Hola amig@s!!

Os presentamos parte de una entrevista al Religioso Camilo, José Carlos Bermejo, sobre la importancia de la escucha para la Humanización de las personas.

ESCUCHANDO Humanizar Nº 28 Mayo-Junio de 2002
http://www.humanizar.com.ar/revista028.htm

(...)
H.- ¿Qué es el ministerio de la escucha?
B.- La escucha es un ministerio, efectivamente. Es un servicio que los cristianos nos podemos prestar para salir al paso de la necesidad que tenemos de ser reconocidos y estimados. Es el despliegue de nuestro amor hacia los demás traducido en interés por lo que el otro vive. Y como tal servicio, se convierte en ministerio cuando lo realizamos en el nombre del Señor y de la comunidad cristiana, dirigido especialmente a los que más sufren.

H.- ¿Ser escuchado es una necesidad?
B.- Es una necesidad vital. Quien no se siente escuchado se siente solo, aunque esté en compañía; se siente excluido, no interesante para los demás. Muchas personas necesitan ser escuchadas para sanar su mente, su corazón, su espíritu porque hasta que no nos confiamos a otras personas podemos vivir encerrados en nuestros sufrimientos.

H.- ¿Se puede sanar por la palabra?
B.- La palabra tiene un gran poder, pero cuando nace de la verdadera escucha. La palabra puede confortar, aliviar, sostener, confrontar, liberar, estimular, motivar… Como puede también herir, hundir, humillar, matar. La palabra que encarna la bondad del hombre sana, sin duda.

H.- ¿Cuál es el ámbito de la relación de ayuda?
B.- La relación de ayuda se desarrolla en diferentes ámbitos. Se ayuda a las personas en la familia, entre los amigos, en cualquier lugar. Sin embargo, en sentido estricto, reservamos la expresión para aquellas circunstancias en que los profesionales o voluntarios se acercan a las personas en situación de vulnerabilidad(...)

(...)
H.- ¿Qué condiciones hay que tener para ser un escucha?
B.- Llamamos escucha al experto en relación de ayuda, capaz de acoger el mundo interior del otro, sus problemas, sus dificultades, así como ayudarle a identificar sus recursos y movilizarlos.El escucha ha de ser extremadamente respetuoso, una persona lo suficientemente equilibrada y madura como para pasearse por el mundo de la vulnerabilidad ajena sin moralizar, sin proyectar, provocando la experiencia de la acogida y de la comprensión empática, así como capaz de confrontar en las contradicciones.

H.- ¿Qué lugar ocupa el lenguaje no verbal en la relación de ayuda?
B.- Fundamental.(...) Aprender a utilizar el lenguaje no verbal está en estrecha relación con el manejo de las propias emociones. Se podría decir: "dime cómo miras y te diré cómo te sientes", "dime cómo tocas o no tocas" y te diré cómo te sientes", etc.

H.- ¿No es un poco agotador escuchar?
B.- Escuchar de verdad es mucho más cansador que hablar.(...) Por eso, los que dedican mucho tiempo a escuchar en el sufrimiento, tienen que arbitrar estrategias de autocuidado para no quemarse, para no agotarse.

H.- ¿Cuáles son las habilidades el que escucha debe desarrollar?
Las actitudes fundamentales para la relación de ayuda según el modelo humanista son la empatía, la consideración positiva y la autenticidad. Las habilidades, en cambio, serían la escucha activa, la respuesta empática, la asertividad, la personalización, la confrontación, la inmediatez, la autorrevelación, la persuasión, la intención paradójica(...)

H.- ¿Persuasión no es sinónimo de manipulación?
B.- No. Se distingue entre persuasión, manipulación y coerción. Persuadir significa inducir a una persona un pensamiento o una conducta por el peso de los argumentos razonables. Manipular supone una tergiversación de la realidad para que el otro piense o haga lo que el que manipula quiere, pero con argumentos no sostenibles mediante la razón. La coerción usa mecanismos más perversos de amenaza directa o sutil para conseguir el objetivo.

H.- ¿Se puede uno adiestrar en ser más auténtico?
B.- Sí, yo creo que sí. La persona auténtica es la que está bien comunicada consigo misma y bien comunicada con los demás. La buena comunicación consigo mismo se adquiere mediante el autoconocimiento, la introspección, etc. Y a esto uno se puede adiestrar. Y la buena comunicación con los demás se puede aprender también mediante el adiestramiento en habilidades relacionales. Pero no es suficiente el adiestramiento para ser auténtico. Se requiere la voluntad: querer serlo.

H.- ¿Escuchar humaniza?
B.- Escuchar humaniza al que es escuchado y al que escucha. Escuchar es acoger y la acogida es un gesto tremendamente humano. Donde no hay escucha se produce la cosificación, la despersonalización en las relaciones, la deshumanización. Y el que escucha se humaniza porque se hace, poco a poco, experto en humanidad, conocedor de la condición humana.

(...)H.- ¿Qué es la aceptación incondicional?(...)
Significa ser capaces de acoger sin moralizar, creer en los recursos del ayudado y acompañarle a identificarlos y movilizarlos, acoger sin condiciones el mundo de los sentimientos y significados que las cosas tienen para el otro y ser cordial en la relación.

H.- ¿Cómo se puede acoger incondicionalmente actitudes, en las personas, como el infanticidio o la pedofilia?
(...)queremos decir "aceptación incondicional de la persona" y ha de distinguir clarísimamente de aprobación de la conducta. Uno puede aceptar a una persona incondicionalmente(...)aunque la conducta que haya tenido o esté teniendo sea absolutamente reprobable. No es fácil, pero ciertamente, acoger a la persona sin condiciones da más poder al que quiere ayudar, en el mejor de los sentidos, para provocar conductas saludables para sí mismo y para los demás.
(...)

H.- En la era de los Medios de Comunicación ¿Se hace más necesario replantearse el cómo escuchar correctamente?
B.- Sin duda. A escuchar hay que educar. A escuchar correctamente hay que prestarle una atención en la fase evolutiva de la persona, para acompañarla a utilizar los medios de comunicación bien, al servicio de las personas, de sus necesidades, atentos a los sentimientos y significados. Los medios son fantásticos para favorecer la comunicación, pero pueden convertirse en un refugio o huída del compromiso emocional de la comunicación personal y personalizada(...)


H.- ¿Qué le sugiere el dicho ya tradicional de "a palabras necias oídos sordos" ?
B.- Ojalá en medio del sufrimiento quien escucha palabras necias pudiera taparse los oídos o rebelarse con coraje, como lo hacía Job con sus amigos: "vuestras palabras son de aire", vacías, huecas, sin sentido, no nacen de la escucha de lo vivenciado. Me sugiere que en la relación con las personas que viven la estación oscura de la enfermedad se pronuncian muchas palabras necias que, si escuchadas, hacen daño(...)Los cambios se producen gracias a la esperanza de las personas que sueñan juntas por un mundo mejor, que apuestan por la utopía.También la esperanza, pues, como dinamismo vital, tiene un valor terapéutico.(...) La esperanza da vida, genera bien. Su símbolo, el ancla, me evoca la necesidad de tener que ser unos para otros testigos de la esperanza, lugares donde el otro pueda apoyar su ancla en los momentos en que pueda sentirse como una barca a la deriva.

2 comentarios:

Pepelui dijo...

Blogger

Dale mejor formato a la entrevista.

Que no se entiende muy bien.

Un saludo.

gizatar dijo...

Gracias!!!

Espero haber subsano los errores.

Entradas populares

Campaña Internacional para nombrar el 16 de Abril como: Día Internacional contra la Esclavitud Infantil. Entra en la página web y coloca esta imagen en vuestro Blog.